>> CATEGORÍAS SALUD
>> ESPECIALES
PUBLICIDAD:


>> SUSCRÍBETE   PODCAST   Add to Google
>> SUSCRÍBETE   NOTICIAS   Add to Google

Una producción de:

 

Wave Radio, S.L.
Avda. Diagonal 441
08036 Barcelona
Tel: 34 932 412 124
Fax: 34 932 005 169
www.vivirmejor.es

Aviso Legal

Web Médica Acreditada. Ver más información

Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode. Compruébelo aquí.

¡CSS Válido!

Valid XHTML 1.0 Transitional

[Valid RSS]

>> NOTICIAS ACTUALIZADAS:    sábado 07 de junio de 2008
Salud y Calidad de Vida, Divulgación medico sanitaria con audio y video. Noticias para vivir mejor.  >  Proctología

Proctología - Contra las hemorroides, nada de agua fría

Última actualización de la noticia:

16/07/2007

 

mujer que simula padecer hemorroides

Fotografía por: cohdra

Según el doctor Lorenzo Viso, colo proctólogo y cirujano del nuevo Hospital Quirón Barcelona, el agua fría contrae el esfínter interno y eso ahorca aún más el paso de la sangre, lo que agrava las crisis hemorroidales. La solución pasa por aplicarse agua templada o "calentita", en palabras del propio doctor.


Tampoco debe intentarse meterse para adentro las hemorroides, dice Viso, porque su origen no está en el interior del ano, sino en el exterior. Las varices anales sangran pero no suelen doler, excepto cuando se produce una trombosis hemorroidal, es decir, cuando se abultan por el ano.

Aproximadamente el 20 por ciento de las varices anales son quirúrgicas, en concreto las de estadios avanzados o las que siempre están visibles. En las de pequeño y mediano volumen se practica la ligadura con gomas elásticas, método parecido a lo que se hacía con las verrugas para ahogarlas, o también se puede optar por las infiltraciones, que sería algo así como secarlas, como si se pasaran de uvas a pasas.

El postoperatorio no es algo ni fácil ni cómodo. La primera defecación tras la intervención es dolorosa e incluso la técnica del láser tampoco impide que el paciente note las molestias. A tenor de la experiencia, cada deposición supone un 50 por ciento menos de dolor con respecto a la anterior, de manera que los dos primeros días son los peores; a partir del octavo o décimo día ya sólo se nota un picor "soportable", describe el doctor Viso.

En verano las hemorroides tienen el terreno abonado para manifestarse, ya que el calor es dilatador. En esta época del año, además, con las vacaciones se cambia de hábitos y eso las estimula, igual que el consumo de alcohol y las comidas picantes. De hecho, el doctor Viso revela que el picante prácticamente no se digiere, por lo que cualquier cosa que irrite la mucosa anal provocará una contracción, y a partir de aquí se entrará en un círculo vicioso en el que se alternarán en un giro incesante irritación, contracción, escozor y rascado, esta última acción en un intento de calmar las molestias.

Un círculo vicioso similar al desencadenado en una fisura anal. Esta dolorosa lesión, que puede manifestarse en personas sin hemorroides, está causada por una contracción del esfínter interno, que a su vez provoca una mala irrigación de la zona y allana el camino para la aparición de una llaga, cuyo roce con las defecaciones desemboca en nuevas contracciones del esfínter interno a manera de reacción defensiva, alimentando así la espiral de molestias.

1 Ficheros de sonido (11:08 mins):

Reproducir Entrev. Lorenzo Viso, colo proctólogo (11:08 minutos)



 

 

 

 

3da6c2d4484059e8fdf06c043dc59782