>> CATEGORÍAS SALUD
Twitter Logo
>> RSS PODCAST   ICONO RSS PODCAST   Add to Google
>> RSS NOTICIAS   ICONO RSS NOTICIAS   Add to Google

Una producción de:

Mediterranean Wave, S.L.
Barcelona (España)
Si quiere contactar con nosotros:
informacion@vivirmejor.es
http://www.vivirmejor.es
Aviso Legal
Contactar por la Web

PUBLICIDAD
>>   jueves 01 de abril de 2010
Salud y Calidad de Vida, Divulgación medico sanitaria con audio y video. Noticias para vivir mejor.  >  Neumología - noticias de Asma, EPOC, neumonía

Neumología - 1 de mayo, Día Mundial del Asma : El asma en la edad adulta tiene rostro de mujer

Última actualización de la noticia: 22/04/2007

Hasta los 12 o 13 años, la incidencia de asma es mayor en los niños que en las niñas (un 30% mayor en niños según un estudio en USA en 2002) y al llegar a la adolescencia el asma afecta por igual a chicos y chicas. Pero a partir de los 20 años, la incidencia del asma en las mujeres es significativamente más alta y este dato persiste durante toda la vida adulta. La incidencia de asma, fue un 70% mayor en mujeres mayores de 18 años que en hombres según estudio en USA en 2002 realizado por la American Lung Asociation.

  • a partir de los 20 años, la incidencia del asma en las mujeres es significativamente más alta
  • cuando el asma aparece después de la pubertad, es más frecuente en las mujeres y, además, presenta formas mas graves y peor función pulmonar
  • las asmáticas tienen más síntomas, precisan más medicación y tienen menor calidad de vida que los asmáticos
  • hasta que punto el stress de las asmáticas no viene dado por las mayores cargas familiares añadidas a su trabajo fuera de casa, a su falta de tiempo para su autocuidado y a que su asma es más grave
  • a pesar de tener una crisis de la misma gravedad, haber recibido el mismo tratamiento y tener la misma respuesta a éste, las mujeres tienen menos probabilidad de ser ingresadas que los hombres

 

Estos cambios en la incidencia del asma en los dos sexos no se basan en que la enfermedad se estabilice o desaparezca en el sexo masculino, sino que, cuando el asma aparece después de la pubertad, es más frecuente en las mujeres y que, además, presenta formas mas graves y peor función pulmonar según los estudios epidemiológicos realizados en Italia y los países del norte de Europa. La Dra. Bazús, neumóloga de SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica) asegura que “la remisión del asma con el paso a la vida adulta es infrecuente, pero si en algún caso eso ocurre, esto se asocia al sexo masculino”. 

Igualmente, la Dra. Bazús destaca que “ser niña, tener atopia (alergia) e hiperreactividad bronquial equivale a que el asma persista “activo”, muy probablemente a lo largo de toda la vida adulta de la mujer”. El asma no sólo es más frecuente en mujeres mayores de 18 años si no que, además, se expresa con mayor severidad (morbilidad). Los estudios demuestran que, en general, las asmáticas tienen más síntomas, precisan más medicación y tienen menor calidad de vida que los asmáticos. La tasa de mortalidad por asma en 2001 fue un 42% mayor en mujeres que en hombres. Al mismo tiempo más del 65% de las 4.269 muertes por asma en ese año en USA, ocurrieron en mujeres. 

Uso de los recursos Asistenciales

Las asmáticas entre los 20 y 50 años, acuden 3 veces más a los servicios de urgencias que los hombres, e ingresan más veces. Los estudios publicados sobre este hecho señalan como una de las razones más relevantes el que las asmáticas padecen más stress que las mujeres sanas y los hombres asmáticos, mientras que estos últimos sufren más depresión.  

La Dra. Bazús se pregunta ¿â€œhasta que punto el stress, mas frecuente en las asmáticas que en los asmáticos, puede  estar favorecido por el hecho de que  la mujer adulta, además de su trabajo profesional, soporta mayores cargas familiares, lo que limita su tiempo para el  autocuidado,  y no sólo por que su asma sea más grave”?. Es de destacar que cuando se hacen las valoraciones de los asmáticos en un Servicio de Urgencias a pesar de tener una crisis de la misma gravedad, haber recibido el mismo tratamiento y tener la misma respuesta a éste, las mujeres tienen menos probabilidad de ser ingresadas que los hombres, según esta experta. 

Asma y Ciclo Menstrual

Hay evidencias científicas de que las hormonas femeninas modulan la producción de múltiples sustancias que producen inflamación. Por este motivo, cuando se han comparado las mujeres sanas con mujeres asmáticas, estas últimas presentan alteraciones de las hormonas femeninas en el 80% de los casos. 

Las fluctuaciones hormonales durante el ciclo menstrual afectan entre el 20 y 40% de las asmáticas (molestias respiratorias) en los días pre y menstruales. La mujer que tiene este tipo de problema, experimenta síntomas más severos y precisa ser hospitalizada con mas frecuencia, que la que no lo sufre. La Dra. Bazús comenta que “los mecanismos por los que esto ocurre son desconocidos”. “Asimismo, la mujer asmática que padezca este tipo de molestias respiratorias premenstruales no tiene porque temer que ello condicione el desarrollo de su posible embarazo”, comenta y añade que “tampoco se ha demostrado que “la toma de anticonceptivos orales pueda suponer un agravamiento del asma”.  

Asma y Embarazo

El asma es la enfermedad crónica más común y que más complicaciones puede causar durante el embarazo. En los estudios epidemiológicos realizados en USA  y publicados en 2003, se ha descubierto que entre el 3,7 y 8,4% de las embarazadas entre 1997 y 2001,  padecían asma. En el mismo estudio, realizado en Australia, eran asmáticas el 12,4% de las embarazadas y esta cifra sigue aumentado. Se estima que su incremento  fue del  3,2% durante el periodo 1988-1994. 

Los datos son reveladores: el 12,6% de las asmáticas embarazadas que acuden a urgencias por dificultad respiratoria, ingresan el 1,6% de ellas cuando la valoración de la gravedad se hace sin medidas objetivas. Cuando se utilizan medidas objetivas, a través de una espirometría, ingresan el 62%. Las que acuden a urgencias en su mayoría no hacen tratamiento o es inadecuado, aunque el riesgo de tener una crisis disminuye más de un 75% cuando las asmáticas embarazadas toman corticoides inhalados regularmente, según un estudio realizado en 1996 y nuevamente confirmado en un estudio de 2005. Entre la semana 17 y 24 de gestación (final del 2º trimestre) es el periodo en el que son más frecuentes las visitas a urgencias, disminuyendo en las 4 semanas anteriores a la fecha fijada para el parto. Aunque una mujer puede sufrir un ataque de asma en cualquier momento, no se suelen dar durante el parto. 

La Dra. Bazús asegura que “un mal control del asma tiene más riesgo para la madre y el feto que tomar diariamente la medicación”. Un ataque de asma, además, supone un riesgo mayor para el feto debido a la disminución del aporte de oxígeno. Es decir, si respira bien la madre respira bien el hijo.  

Desgraciadamente  estudios publicados en 2006, demuestran que en todas las categorías de asma, incluso las mas graves, se disminuye las dosis de corticoides inhalados en el primer trimestre favoreciendo la aparición de los ataques. El asma en mujeres durante el embarazo, según la Dra. Bazús, debería de ser controlada por los especialistas, cuyo objetivo en el tratamiento de la enfermedad sería que el feto tuviera una adecuada oxigenación y para ello es necesario prevenir la falta de oxigeno en la madre. Según la neumóloga, para que no surjan complicaciones en la medre ni el feto durante el embarazo es necesario que el asma este bajo un control total. 

Por una crisis de asma materna y debido a la falta de aporte de oxigeno al feto se puede producir un bajo crecimiento durante la gestación y un bajo peso al nacer, un parto prematuro, malfomaciones, o un aumento de mortalidad perinatal. Por otra parte, la mujer que no tiene controlada el asma y sufre falta de oxigeno crónicamente, puede experimentar un menor del crecimiento de la placenta, abortos espotáneos, placenta previa (con riesgo de hemorragia grave o preeclampsia.  

Menopausia

Cuando el asma aparece por primera vez en una mujer menopáusica, usualmente no tiene relación con las alergias (atopia), mientras que se asocia a sinusitis y urticaria crónica. Con frecuencia estas asmas tardías son de control difícil. Por otra parte, no se ha demostrado de manera concluyente que el tratamiento hormonal de la menopausia protege o empeore esta asma. 

Mujer, asma y obesidad

Numerosos estudios han demostrado la relación entre la obesidad y  el asma en las mujeres, no así en los hombres. La aparición de la obesidad en niñas entre los 6 y 11 años de edad multiplicaría por 7 el riesgo de sufrir asma. Este riesgo es aún más importante en el caso de que estas niñas tengan una pubertad precoz, según un estudio publicado en 2004 del  grupo de Tucson Arizona. 

Cuando se controla la obesidad de las asmáticas mediante la dieta o la cirugía, disminuyen los síntomas, tienen menos crisis y hospitalizaciones, precisan menos medicación (el 42% de las asmáticas dejan de necesitar medicación diariamente y un 18,5% precisan menos tratamiento), aumenta la calidad de vida y mejoran las pruebas respiratorias. Estas mismas mujeres con la nueva ganancia de peso vuelven a presentar síntomas, hospitalizaciones a precisar altas dosis de medicación etc. Varios estudios demuestran que la mujer con obesidad tiene más riesgo de desarrollar asma y si ésta esta presente, es más grave, comparándolas con hombres obesos.      



Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode. Compruébelo aquí. Web Médica Acreditada. Ver más información ¡CSS Válido! Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

 

 

 

 

3da6c2d4484059e8fdf06c043dc59782