>> CATEGORÍAS SALUD
Twitter Logo
>> RSS PODCAST   ICONO RSS PODCAST   Add to Google
>> RSS NOTICIAS   ICONO RSS NOTICIAS   Add to Google

Una producción de:

Mediterranean Wave, S.L.
Barcelona (España)
Si quiere contactar con nosotros:
informacion@vivirmejor.es
http://www.vivirmejor.es
Aviso Legal
Contactar por la Web

PUBLICIDAD
>>   jueves 01 de abril de 2010
Salud y Calidad de Vida, Divulgación medico sanitaria con audio y video. Noticias para vivir mejor.  >  Nefrología - Noticias del riñon y diálisis

Nefrología - Enfermedad Renal Crónica: Una vida renal saludable representa una vida sana desde el punto de vista cardiovascular

Última actualización de la noticia: 30/07/2007

(Agencias)Especialistas de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) indican que factores como el control de la obesidad, el consumo moderado de alcohol, la ausencia de tabaco, la actividad física o una correcta dieta, son determinantes para conseguir una vida renal saludable. La Enfermedad Renal Crónica (ERC) está presente en 1 de cada 10 españoles, una patología causada por la eliminación de albúmina en la orina o por una reducción en la capacidad de filtración del riñón. Por tanto, se trata de una enfermedad muy importante desde el punto de vista poblacional, y todas las recomendaciones que se hagan sobre una vida renal saludable siempre tendrán repercusión en una amplia población.

“Los esfuerzos para controlar la epidemia de la Enfermedad Renal Crónica y sus complicaciones cardiovasculares se han enfocado tradicionalmente en el tratamiento farmacológico de la diabetes, de la hipertensión en el control de los lípidos y de la proteinuria o eliminación de la albúmina por la orina. La producción de esta enfermedad renal y las estrategias de control incluyen la definición de una población en riesgo (pacientes mayores de 65 años, diabéticos, hipertensos y con antecedentes de enfermedad cardiovascular fundamentalmente)”, explica el Dr. Ángel Luis Martín de Francisco, presidente de la Sociedad Española de Nefrología (SEN).

Relación entre enfermedad renal y cardiovascular

Los riñones son ovillos de vasos que filtran la sangre formando la orina que contiene los desechos, fundamentalmente los derivados del  metabolismo de las proteínas. Por tanto, cualquier alteración cardiovascular se verá inicialmente en el análisis de la orina en muchos de los casos, puesto que ese vaso lesionado va a permitir la eliminación de sustancias como la albúmina, que habitualmente no está presente en la orina o porque se reducirá esa función normal de filtración.

Por tanto, en palabras del presidente de la SEN, ”esta es la explicación de que todo lo relacionado con la protección cardiovascular viene directamente relacionado con la protección renal. En otras palabras, el riñón es el centinela del corazón y precede en muchas ocasiones a la lesión cardiaca. Por consiguiente una vida saludable en términos de Nefrología significa una vida saludable desde el punto de vista cardiovascular”.

Factores que determinan una vida renal saludable

La Sociedad Española de Nefrología (SEN) quiere destacar los siguientes factores como determinantes para conseguir una vida saludable como protección de la función renal:

Control de la obesidad: la obesidad es una epidemia internacional que se justifica por un tipo de vida que aumenta el consumo de productos energéticos y disminuye el gasto energético con el sedentarismo. El síndrome metabólico que se caracteriza por la obesidad y la resistencia a la insulina hiperinsulinemia y dislipemia, contribuye a la enfermedad renal por muchos caminos, incluyendo el desarrollo de diabetes tipo 2, hipertensión y enfermedad cardiovascular.

Se ha demostrado que la pérdida de peso disminuye la pérdida de albúmina por la orina y mejora el control de la tensión arterial, así como el de la diabetes y el exceso de lípidos en la sangre. Por tanto, es necesario un proyecto educativo en el que estén involucradas las multinacionales de la alimentación con un poder coercitivo de los gobiernos, que obliguen a modificar la oferta alimentaria actual. Es tan importante el problema de la obesidad y de la afectación renal asociada que puede producir un importante desequilibrio de los presupuestos económicos de salud.

El alcohol: tiene efectos positivos y negativos sobre la función renal. Una excesiva ingesta de alcohol es un riesgo potencial para dañar al riñón, producir hipertensión y consecuentemente insuficiencia renal. Sin embargo, un consumo moderado de no más de dos vasos de vino diario se ha asociado con un efecto protector cardiovascular.

Los efectos del tabaco sobre el riñón están perfectamente claros. El tabaco aumenta la presión arterial, produce taquicardia, aumenta la concentración de catecolaminas, y disminuye la función renal. El fumador presenta eliminación de albúmina por la orina y es un factor que agrava cualquier enfermedad renal ya pre-existente. Todas las acciones relacionadas con la disminución del habito tabáquico en la sociedad deben ser bienvenidas.

Otro de los elementos claves que incluyen una vida saludable constituye una reducción de la ingesta de sal. La relación entre la hipertensión arterial y la ingesta de sal está muy clara, así como entre la ingesta de sal exagerada y una acción directa sobre la función renal, independientemente de la elevación de la presión arterial.

Actividad física: la conducta sedentaria es uno de los más importante factores de riesgo para muchas enfermedades crónicas, incluyendo la enfermedad cardiovascular, la hipertensión, la obesidad, la diabetes, la osteoporosis, el cáncer de colon, la depresión y por supuesto la enfermedad renal.

Una revisión reciente ha demostrado que el riesgo de mortalidad fue de 20-30% inferior entre aquellos adultos que siguieron las recomendaciones del programa de gente saludable 2.010. Este programa consiste en 30 minutos de una actividad moderada durante 5 días o más por semana, o 20 minutos de una actividad vigorosa 3 o más veces por semana. Esta inactividad física es un factor de riesgo cardiovascular muy importante y quienes no la desarrollan presentan de un 30-50% mayor riesgo para desarrollar hipertensión arterial, diabetes mellitus o cualquier otra causa que lleve a la enfermedad renal.

Otro de los elementos importantes es la dieta. Una dieta saludable constituida por un consumo abundante de cereales y sus derivados (pasta, arroz), legumbres, frutas y frutos secos, de verduras y hortalizas, con menores cantidades de pescado, aves, huevos y derivados lácteos y aún menor proporción de carne son las características esenciales de la dieta mediterránea. Estos alimentos, condimentados habitualmente con aceite de oliva y una pequeña cantidad moderada de vino tinto (un vasito junto con la comida y la cena), constituyen las líneas generales de esta dieta de prevención renovascular.

La Sociedad Española de Nefrología

La Sociedad Española de Nefrología es una Sociedad Científica cuyos objetivos son promover y divulgar los avances científicos y clínicos en el ámbito de su especialidad, que incluye campos tan diversos como la hipertensión, las enfermedades renales, la progresión de la insuficiencia renal, o el tratamiento sustitutivo renal mediante diálisis (hemodiálisis o diálisis peritoneal) o trasplante renal cuando la función renal no permite la supervivencia del paciente. Asimismo, promueve la investigación de las complicaciones extrarrenales derivadas de la enfermedad renal (anemia, alteraciones óseas, complicaciones cardiovasculares, etc.). En la actualidad tiene 1.087 socios entre nefrólogos clínicos e investigadores sobre temas relacionados con la especialidad. Esta Sociedad organiza anualmente un congreso nacional, así como varios cursos de actualización a lo largo del año, tanto para médicos especialistas como para médicos residentes.




Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode. Compruébelo aquí. Web Médica Acreditada. Ver más información ¡CSS Válido! Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

 

 

 

 

3da6c2d4484059e8fdf06c043dc59782