>> CATEGORÍAS SALUD
Twitter Logo
>> RSS PODCAST   ICONO RSS PODCAST   Add to Google
>> RSS NOTICIAS   ICONO RSS NOTICIAS   Add to Google

Una producción de:

Mediterranean Wave, S.L.
Barcelona (España)
Si quiere contactar con nosotros:
informacion@vivirmejor.es
http://www.vivirmejor.es
Aviso Legal
Contactar por la Web

PUBLICIDAD
>>   jueves 01 de abril de 2010
Salud y Calidad de Vida, Divulgación medico sanitaria con audio y video. Noticias para vivir mejor.  >  Nefrología - Noticias del riñon y diálisis

Nefrología - El riesgo de cólicos en el riñón se reduce bebiendo dos litros de agua al día

Última actualización de la noticia: 19/08/2007

abstracción sobre las piedras en el riñón y el consumo de agua

Fotografía por: zakee1234

Durante los meses de verano los casos de cólicos en el riñón se dan con más frecuencia que el resto de año. Las temperaturas elevadas provocan que se pierda más agua a través de la piel, aumentando el riesgo de que las sales que porta la orina se aglutinen hasta crear una piedra en los conductos urinarios.

 

Los cálculos renales son responsables en un 95% de los casos del cólico nefrítico. Cada año se diagnostican alrededor de 350.000 nuevos casos de esta patología que afecta en nuestro país a más de un millón y medio de personas.

Por esta razón, los expertos recomiendan en estos meses ingerir una mayor cantidad de líquidos para compensar la pérdida de agua y evitar las posibilidades de sufrir un cólico nefrítico. El doctor Enrique Pérez Castro, director médico de la Clínica La Luz y responsable de Unidad de Urología del citado centro explica que “para el correcto funcionamiento de los riñones en cualquier época del año es fundamental tomar al menos cada día más de dos litros de agua, pero aún más en los meses de verano para evitar la deshidratación y, como consecuencia, la formación de cálculos en el riñón, vejiga y uréter”.

El principal síntoma de un cólico nefrítico provocado por piedras en el riñón es un dolor intenso, brusco e inesperado que se localiza en aquella parte donde se deposita el cálculo, bien en el costado cuando se encuentra en los riñones o en los testículos o genitales cuando se sitúa en la parte inferior del aparato urinario. “En algunos casos, el dolor va precedido de la presencia asintomática de sangre en orina, provocada porque al descender la piedra a través del uréter va rascando sus paredes, aunque sólo es perceptible a través del microscopio, o que ésta se vuelva de color oscuro intenso”, advierte este experto.

Además, los cálculos renales pueden ser causa o consecuencia de infecciones frecuentes de la orina, por lo que puede aparecer fiebre, molestias al orinar y dificultad para la micción. Por último, con menor frecuencia, se pueden producir otros problemas médicos, como la nefrocalcinosis o depósitos de calcio en el tejido de riñón, cálculos coraliformes (moldes de calcio que rellenan la pelvis renal), insuficiencia renal, etc.

Por edades, los primeros síntomas de un cólico nefrítico se suelen manifestar en personas de mediana edad –en torno a los 30-40 años-.

Tratamiento sin cirugía

La situación de los cálculos en el aparato urinario determina el tratamiento. En las ocasiones en las que la piedra se encuentra en el riñón, vejiga o en el uréter alto se emplea la litrotricia extracorpórea para destruirlas. “Para emplear esta técnica no invasiva a través de ondas de choque, se utiliza el litotritor, un aparato de alta tecnología que produce descargas eléctricas o electromagnéticas para generar ondas de choque. El aparato se coloca en un extremo del cuerpo y, con un doble sistema de rayos X, se localiza el lugar en que se encuentran los cálculos, para enviar directamente las ondas, que atraviesan la piel, los músculos, la grasa y llegan al riñón. “Este procedimiento”, explica el doctor Pérez-Castro, “no daña estos órganos, sino que sólo destruye las piedras, convirtiéndolas en fragmentos pequeños que pueden ser expulsados a través del tracto urinario”.

“La litotricia renal extracorpórea por ondas de choque, frente a la cirugía, ofrece eficacia en la eliminación de los cálculos renales sin necesidad de hospitalización, con una sedación leve y sin lesionar la musculatura del paciente”, afirma este experto. “Esto es muy importante si tenemos en cuenta que la mayor incidencia de litiasis renal se da en personas de 30 a 50 años, etapa de la vida en la que la actividad laboral es fundamental”.

“Además”, añade este experto, “esta técnica evita múltiples operaciones quirúrgicas, ya que la litiasis es una patología con un alto porcentaje de recidivas”. Así, se estima que el 60% de los pacientes que ha tenido un cálculo tendrá otro antes de 10 años, el 35% antes de 5 años y el 15% antes de un año tras el primer episodio. 

En los casos en los que el cálculo se sitúa en el uréter se emplea la ureteroscopia que mediante el uso de endoscopios de pequeño calibre acceden a la vía urinaria y por medio del láser deshacen el cálculo. En otros casos, sólo el empleo de terapia farmacológica es suficiente para destruir la piedra formada en el aparato urinario, por ejemplo en la litiasis de ácido úrico.



Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode. Compruébelo aquí. Web Médica Acreditada. Ver más información ¡CSS Válido! Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

 

 

 

 

3da6c2d4484059e8fdf06c043dc59782