>> CATEGORÍAS SALUD
Twitter Logo
>> RSS PODCAST   ICONO RSS PODCAST   Add to Google
>> RSS NOTICIAS   ICONO RSS NOTICIAS   Add to Google

Una producción de:

Mediterranean Wave, S.L.
Barcelona (España)
Si quiere contactar con nosotros:
informacion@vivirmejor.es
http://www.vivirmejor.es
Aviso Legal
Contactar por la Web

PUBLICIDAD
>>   viernes 02 de abril de 2010
Salud y Calidad de Vida, Divulgación medico sanitaria con audio y video. Noticias para vivir mejor.  >  Nefrología - Noticias del riñon y diálisis

Nefrología - El paciente con enfermedad renal está siempre expuesto a desarrollar una anemia

Última actualización de la noticia: 27/03/2008

abstracto para ilustrar la anemia asociada a la enfermedad renal cronica

Fotografía por: somadjinn

El paciente con enfermedad renal está siempre expuesto a desarrollar una anemia. En ciertos casos se puede dar la circunstancia que el paciente no sepa que tiene la función del riñón deteriorada (excepto en casos muy avanzados) y que ya está desarrollando una anemia.Los síntomas de una anemia renal suelen ser bastante difusos y algo vagos que en general el paciente no relaciona en ningún momento con un problema de origen renal.

Una anemia renal condiciona, fundamentalmente, una pérdida de energía, falta de capacidad para soportar el ejercicio, se puede asociar a trastornos del sueño, falta de apetito; en general es como si se redujera el tono vital del paciente. Al tener menos sangre circulante, menos transporte de oxigeno a los tejidos éstos van a acusar esa falta de energía. Es un síndrome muy complejo, que se puede manifestar de muchas manera pero fácil de diagnosticar con una analítica.

La anemia es lo primero que los médicos han de descartar ya que otros problemas como el estrés o la falta de sueño pueden dar una sintomatología muy parecida; en general, los pacientes que tienen una enfermedad renal ya están siendo controlados por un médico y se le van a hacer controles periódicos para detectar una posible anemia. El problema viene cuando el paciente tiene una enfermedad renal y lo desconoce. La diabetes es la primera causa de una enfermedad renal y el paciente diabético deben investigar si tienen afectado el riñón.

Sí se detecta una anemia, debe hacerse otra analítica rutinaria a través de la creatinina o de la urea y también estudiando la primera orina de la mañana, viendo si hay perdida de proteínas por la orina. Con estas pruebas puede saberse si el riñón funciona bien. El problema de las enfermedades renales es que se detectan tarde y por ello, la Sociedad Española de Nefrología está desarrollando una estrategia para detectar precozmente la enfermedad renal oculta; se está colaborando con asociaciones de médicos de familia como con asociaciones de cardiólogos, endocrinólogos, o con cualquier especialidad que visite al paciente por cualquier otro motivo para que no se pierda la oportunidad de revisar el riñón con una simple analítica.

Los grupos de riesgo son paciente con diabetes o hipertensión arterial, personas de muy avanzada edad y personas con antecedentes familiares. En estos grupos se hallan la mayoría de las enfermedades renales ocultas; el problema de éstas enfermedades es que avanzan lentamente y el paciente se va acostumbrando a esa sintomatología y no considera estos síntomas como causados por una enfermedad sino por otros motivos.

El síndrome que presentan los pacientes urémicos con una enfermedad renal avanzada, en gran medida es consecuencia de la anemia; hace más de 15 años hay tratamientos específicos para esta anemia y se puede corregir en 95 de cada 100 pacientes. Y cuando se corrige la anemia, la situación  clínica y la calidad de vida del paciente mejora espectacularmente.

Muchas de las sintomatologías que los nefrólogos consideraban antes que tenían que ver con la enfermedad renal eran consecuencia de la anemia. De hecho, la nefrología ha invadido un territorio que le era ajeno, como el tratamiento de la anemia, y ahora mismo el tratamiento con sustancias eritropoyéticas es fundamentalmente desarrollado y controlado por la nefrología, así como su investigación.

La corrección de la anemia tiene muchas ventajas, una mejor tolerancia al ejercicio, un incremento de la actividad del paciente, puede controlarse mejor metabólicamente, llevar una vida más activa, reincorporarse al trabajo, incluso en mejora la vida sexual del paciente y a largo plazo, todo el organismo funciona mejor. Una anemia prolongada puede ser una sobrecarga para otros órganos; como el corazón que se ve obligado a compensar la falta de sangre haciendo más trabajo.

El tratamiento eritropoyético tiene que mantenerse con distintas dosis que se adaptan a la respuesta que se va obteniendo, pero es un tratamiento de sustitución no cura la anemia. De la misma manera que los pacientes con anemia ferrópenica se corrigen tomando hierro; la anemia de la enfermedad renal, que se debe a un defecto  de la producción de eritropoyétina por el riñón, se puede tratar con un aporte de eritropoyétina que se da desde fuera.

El riñón no solo se ocupa de filtrar la sangre y producir orina, es un órgano metabólico que regula la tensión arterial. la anemia, el metabolismo de los huesos y la sintomatología no tiene que ver con el riñón sino con la enfermedad .

Hablamos de la anemia asociada a la enfermedad renal crónica con el Doctor José Maria Portolés, jefe del servicio de nefrología de la Fundación Alcorcón en Madrid. El Doctor responde de manera clara a las siguientes preguntas, cuyas respuestas y preguntas pueden escucharlas en el audio que encontrarán al acabar estas líneas:

Decíamos que pueden ser síntomas muy difusos. ¿Pero que puede hacer sospechar al paciente que puede tener una anemia inducida por un problema en el riñón?

¿La única manera de diagnosticar la anemia renal será con un análisis de sangre?

 

¿La mayoría de pacientes renales desarrollarán una anemia, aunque sea en las primeras fases de una insuficiencia renal?

¿Cuándo consideran que una persona tiene una anemia renal?

¿En que valores?

¿Cómo puede ser la calidad de vida de una persona con anemia renal?

¿De que manera interfiere en su bienestar?

¿Se puede mejorar esta calidad de vida con algún tratamiento especifico? ¿De qué modo?

¿En qué momento se aplica estos tratamientos?

¿En la etapa previa a diálisis para que el paciente se encuentre en mejores condiciones?

¿En el periodo ya de diálisis?

¿Qué puede pasar si no se trata esta anemia?

¿La calidad de vida puede empeorar, incluso el estado de salud del paciente?

¿Hay que tomar además suplementos de vitaminas o de minerales en estos casos?

 

1 Ficheros de sonido (12:32 mins):

Reproducir Charla con el Doctor José Maria Portolés, jefe del servicio de nefrología de la Fundación Alcorcón en Madrid (12:32 minutos)



Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode. Compruébelo aquí. Web Médica Acreditada. Ver más información ¡CSS Válido! Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

 

 

 

 

3da6c2d4484059e8fdf06c043dc59782