>> CATEGORIAS
>> ESPECIALES


>> SUSCRÍBETE   PODCAST    Rss PODCAST
>> SUSCRÍBETE   NOTICIAS    Rss NOTICIAS

Una producción de:

 

Wave Radio, S.L.
Avda. Diagonal 441
08036 Barcelona
Tel: 34 932 412 124
Fax: 34 932 005 169
www.vivirmejor.es

Aviso Legal

>> NOTICIAS    lunes 17 de diciembre de 2007
Salud y Calidad de Vida, Divulgación medico sanitaria con audio y video. Noticias para vivir mejor.  >  Ginecología

Ginecología - Una mala dieta puede contribuir a provocar una anemia ferropénica

 

mesa vacía que simboliza una dieta sin nutrientes adecuados, lo que puede favorecer una anemia

Fotografía por: MUmland

Aunque existen muchas causas de anemia ferropénica, la dieta juega un papel fundamental y en este sentido unos malos hábitos alimenticios pueden favorecer la aparición de este tipo de cuadros. Otro de los desencadenantes de la anemia son las pérdidas que llevan aparejadas las menstruaciones, según comenta el doctor Javier del Pozo, ginecólogo de Centro Médico Teknon.


Algunas pacientes llegan a acostumbrarse a esas menguas, que pueden verse favorecidas por cambios en los tejidos de la matriz o por úteros agrandados, y no dan la importancia que merecen las consecuencias de la anemia, como el cansancio y el dolor de cabeza. Con el paso del tiempo, las pérdidas continuadas pueden favorecer la consolidación de una anemia crónica.

En las menstruaciones se pierde hierro, una sustancia fundamental para mantener los glóbulos rojos en óptimas condiciones y el aporte adecuado de oxígeno a los tejidos del organismo. Por eso, el aporte de hierro es el principal tratamiento para limitar las pérdidas  -aparte de la medicación y la cirugía-. El hierro hay que tomarlo en ayunas, media hora antes de la comida o bien dos horas después de ella, procurando no acompañarlo de leche para evitar problemas de digestión. Es mejor combinar el aporte con zumo de naranja. Debe tenerse en cuenta que las heces podrían oscurecerse por la presencia de hierro.

Lo más habitual es que este tratamiento dure unos dos meses teniendo en cuenta que el hierro se absorbe poco. Tanto es así, que no se absorbe más del 10-20 por ciento del que se ingiere.

1 Ficheros de sonido (07:55 mins):

Reproducir Entrev. Javier del Pozo, ginecólogo (7:55 minutos)



 

 

 

 

3da6c2d4484059e8fdf06c043dc59782