>> CATEGORÍAS SALUD
Twitter Logo
>> RSS PODCAST   ICONO RSS PODCAST   Add to Google
>> RSS NOTICIAS   ICONO RSS NOTICIAS   Add to Google

Una producción de:

Mediterranean Wave, S.L.
Barcelona (España)
Si quiere contactar con nosotros:
informacion@vivirmejor.es
http://www.vivirmejor.es
Aviso Legal
Contactar por la Web

PUBLICIDAD
>>   jueves 01 de abril de 2010
Salud y Calidad de Vida, Divulgación medico sanitaria con audio y video. Noticias para vivir mejor.  >  Cirugía Vascular - noticias de corazón y problemas vasculares

Cirugía Vascular, Oncología Medica - LINFEDEMA: Prevención y Tratamientos

Última actualización de la noticia: 27/10/2009

LINDEFEMA: Prevención y Tratamientos

Linfedema

Existe una patología secundaria asociada al cáncer de mama que afecta a una de cada cuatro mujeres mastectomizadas. Este problema puede llegar a provocar un deterioro funcional e interferencias en su vida cotidiana, por lo que conocerlo es ayudar a prevenirlo. No estamos refiriendo al linfedema.

La Dra. Inmaculada García Montes, Presidenta de la Sociedad Española de Medicina Física y Rehabilitación, no explica qué es el linfedema y qué técnicas se pueden usar para tratarlo.

El linfedema se manifiesta a través de la hinchazón de un brazo. Se produce por una acumulación de linfa, un líquido rico en proteínas que se localiza en el tejido subcutáneo porque hay una interrupción o alteración del sistema de drenaje.  Ocurre cuando tras la cirugía de la mama se tienen que extirpar los ganglios linfáticos. La radioterapia también puede provocarlo porque afecta directamente a esa parte de debajo de la piel.

Muchas de las mujeres que se someten a intervenciones a causa de un cáncer de mama ignoran totalmente la existencia de este problema.  El linfedema aparece durante el primer año tras la cirugía en el 75% de los casos. Su manifestación viene de la mano de síntomas como aparición de hinchazón de forma brusca, sensación de pesadez o endurecimiento del brazo. Los profesionales coinciden en que es básico informar a las mujeres sobre este posible efecto secundario antes de que se sometan a la cirugía.

Una vez ya ha aparecido el linfedema, debemos considerarlo ya como una enfermedad crónica. Como tal, el linfedema causará a largo plazo un deterioro de la calidad de vida de la paciente. A parte del dolor y la sensación de pesadez, la mujer podría ver como disminuye la movilidad de su brazo, provocando así una pérdida de su autonomía. Pero ya no sólo son físicas las alteraciones que puede padecer. El linfedema afecta a la propia imagen corporal, y muchas mujeres que lo sufren acaban desencadenando problemas psicológicos.

Como método de prevención del linfedema, remarcamos la importancia de la información. Antes de someterse a la cirugía, la prevención está en manos de los médicos. No extirpar los ganglios mencionados y graduar las sesiones de radioterapia contribuirán a que no se desarrolle este problema. Una vez sometida a la operación, hay que incidir en la información. De esta manera la paciente evitará realizar actividades que favorezcan la retención de este líquido. La alteración del equilibrio de la linfa se produce al vestir ropa ajustada, al tomarse la presión arterial en el brazo del lado operado, e incluso con pinchar con una aguja esa extremidad. Una paciente informada estará alerta de no caer en ninguno de estos errores.

Una vez ha aparecido el linfedema, existen múltiples tratamientos para combatirlo. Técnicas de drenaje linfático, hidroterapia, presoterapia a través de vendajes, técnicas de drenaje linfático manual, tratamientos farmacológicos… Todas estas son opciones válidas para tratar el linfedema.

Existe otro tratamiento basado en las prendas de presión. Esta terapia consiste en colocar una malla de compresión en el brazo, que puede ser un brazalete o un guante, que ayude a drenar el líquido acumulado. Estas prendas tienen unas características propias de elasticidad y compresión que deben ser recomendadas al detalle y medida del paciente por el doctor.

Estas prendas presentan una mayor eficacia cuando se llevan y se acompañan de movimiento en el brazo. También existe la posibilidad de llevarlas durante todo el día y retirarlas por la noche. En este caso hay que intentar mantener el brazo en movimiento para que la función linfática de la malla sea efectiva.

El dolor que provoca el linfedema puede ser aliviado gracias a estos tratamientos de bombeo de la linfa, aunque en algunas ocasiones no hay más remedio que acudir a la medicación.

El ejercicio que debe hacer una persona que sufra de linfedemano debe ser brusco, sino que han de ser movimientos sencillos sin sobreesfuerzo. Estos ejercicios vendrán prescritos por un fisioterapeuta, que los hará acompañar de unos ejercicios respiratorios.  En un primer momento la paciente los deberá realizar en la unidad de rehabilitación del centro al que acuda, aunque una vez adquiridos podrá continuar con ellos en su propia casa. A parte del tratamiento físico, también se ofrece apoyo psicológico para quienes lo necesiten, un apoyo que variará según la persona pero que tendrá como objetivo conseguir una aceptación de la imagen corporal.

1 Ficheros de sonido (12:00 mins):

Reproducir entrevista con la doctora Inmaculada García Montes, Presidenta de la Sociedad Española de Medicina Física y Rehabilitación. (12:01 minutos)



Nosotros subscribimos los Principios del código HONcode. Compruébelo aquí. Web Médica Acreditada. Ver más información ¡CSS Válido! Valid XHTML 1.0 Transitional [Valid RSS]

 

 

 

 

3da6c2d4484059e8fdf06c043dc59782